Desarrollo de Habilidades Directivas o “Soft Skills”

Comparte este contenido

Tiempo de lectura: 2 minutos

El desarrollo de las Habilidades Directivas – “Soft Skill” comienzan por la competencia del autoconocimiento y la gestión emocional del miedo. Es muy complicado, por no decir casi imposible, que una persona pueda gestionar sus miedos, mentales y emocionales, sin desarrollar el autoconocimiento.

También es importante saber la definición de habilidad, para darnos cuenta que de la Teoría a la práctica, en algunos casos existe un paso y en otros un desierto por sobrevolar. Cuando queremos realizar y completar tareas o responsabilidades profesionales en la vida real, el conocimiento de nuestros propios detonantes, de nuestras interferencias personales y de nuestra gestión emocional son esenciales para finalizarlas con éxito. Sobre todo cuando también dependen de un equipo que este bajo nuestra responsabilidad.

¿Cuánta importancia tienen las habilidades directivas?

Más del 81% de las funciones que vais a realizar en puestos directivos están relacionadas con la Inteligencia Emocional. Las “Soft Skills” o competencias y habilidades soft son en la actualidad de gran trascendencia, y de forma progresiva cobran una mayor importancia según las investigaciones que corroboran que las habilidades directivas basadas en la Inteligencia Emocional son necesarias en los diferentes niveles jerárquicos de la empresa.

Formar en estas habilidades suponen una mejora en las comunicaciones interpersonales, prevención y manejo de conflictos, trabajo en equipo, la motivación, pensamiento crítico y toma de decisiones, la gestión del tiempo y delegación de tareas, las reuniones productivas y eficientes, la adaptación a los cambios, entre otras, son un claro ejemplo de la integración de la Inteligencia Emocional en el mundo empresarial.

¿Qué ocurre cuando no están presentes las “Soft Skills”

Es bastante fácil de detectar la carencia de estas habilidades en entornos profesionales y empresariales. En el área de la estrategia y sobre todo en el área de gestión. Para muestra una pequeña lista:

  • Vacilación en la toma de decisiones o se toman decisiones sin consultar y sin que haya consenso.
  • Dependencia de un estrecho rango de opinión, se excluyen así personas con aportaciones valiosas.
  • Falta de actualización o ignorancia acerca de los cambios en las circunstancias.
  • Tendencia al cortoplacismo al trabajar bajo presión, ignorando el impacto que puedan generar las medidas a medio o largo plazo.
  • Se evita tratar temas conflictivos.
  • Aparecen comportamientos y reacciones impulsivas.
  • Negativa a reconocer malos resultados evitando las responsabilidades.
  • Ineficacia en la gestión del estrés propio y del equipo
  • Pobre comunicación, generando falta de información valiosa.
  • Falta de compromiso, desgana y desmotivación.
  • ….

La falta de habilidades directivas relacionadas con la Inteligencia Emocional se reflejan rápidamente en comportamientos del equipo y de la persona responsable. En este campo ocurre exactamente lo mismo que en mi repetida frase en las formaciones que realizo en comunicación. Se puede aprender, pero no se puede fingir.

La escucha real parte de tu verdadero interés por la otra persona, eso no se puede fingir, tampoco la empatía.

Carmen Parrado

(Visited 65 times, 1 visits today)

Comparte este contenido

Leave A Comment