La Fatiga Pandémica ¿Feliz Navidad? ¿Felices seguro

Comparte este contenido

Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Feliz Navidad? ¿Felices seguro? Estamos en una Pandemia Mundial, la Fatiga Pandémica hace estragos. Y este año ya estoy recibiendo felicitaciones de navidad con los mismos mensajes que en años anteriores. El 2020 sigue sorprendiéndome por su incongruencia. Personalmente me parece una incoherencia recibir felicitaciones de navidad como si tal cosa. Jamás en mi vida he vivido una Navidad dentro de una Pandemia Mundial, no sé si tú la habrás vivido…. Para mí no es lo mismo, ni pretendo vivir estas Fiestas para que se parezcan a las anteriores, porque no lo son.

Los datos son los oficiales – yo solo he copiado

La última actualización de los datos de la pandemia del Ministerio de Sanidad arroja 12.131 nuevos casos de Covid-19. Dentro de estos contagios 5.763 de ellos diagnosticados en las últimas 24 horas. Esto supone un total acumulado de 1.785.421 contagios confirmados con PCR desde que comenzó la pandemia. Hasta 48.777 personas con prueba diagnóstica positiva han fallecido desde que el virus llegó a España.

El doctor Vicente Guillem presidente de la Fundación ECO, señala que la mortalidad en pacientes con cáncer podría llegar a cuadruplicar la de la población general. Un estudio elaborado por miembros del Servicio de Oncología del Hospital Infanta Leonor de Madrid y de la Universidad Complutense de Madrid, corrobora esta información.

Cuando nos hablan de un nuevo tratamiento “potencial” identificado para casos graves. Pues, resulta que algunos de los pacientes contagiados por el Covid desarrollan una lesión pulmonar irreversible. Para estos casos que no pueden ser retirados de la ventilación mecánica, el trasplante de pulmón surge como única opción para salvarles la vida.

Qué no se pierda la ilusión

Ilusión definida como esperanza, con o sin fundamento real, de lograr o de que suceda algo que se anhela o se persigue. Y cuya consecución parece especialmente atractiva. También como Sentimiento de alegría y satisfacción que produce la realización o la esperanza de conseguir algo que se desea intensamente.

Y otra definición conocida de este término tiene su origen en el latín illusĭo. Se trata de un concepto o una imagen que surge por la imaginación. Se produce a través de un engaño de los sentidos, pero que no tiene verdadera realidad. Si se vincula a los sentidos, una ilusión es una distorsión de la percepción.

Por eso, aunque las noticias presenten como que la demanda de antidepresivos crece un 4,8% en el período de pandemia. Subiendo a un 6% en la segunda ola. Y que en el periodo de marzo a noviembre de 2020, la demanda de fármacos considerados antidepresivos se incrementó respecto al mismo periodo de 2019. Si solo se analiza qué ha ocurrido de septiembre a noviembre (coincidiendo con la segunda ola), entonces esto es una ilusión.

Datos de la Agencia Española del Medicamento

Cuando se indaga un poco más en 2019 y años anteriores, encontramos información como esta. Ya lo advirtió la Agencia Española del Medicamento, que en el 2013 señaló que el uso de antidepresivos había aumentado de forma exponencial. Nada más y nada menos que el 200% desde el año 2000. Significa que de 26,5 dosis por cada mil habitantes y día subió a 79,5 dosis por día y cada mil habitantes.

Recientemente el Círculo de Sanidad, en la última edición del informe ‘La Sanidad en Cifras’ avisa, de que la tendencia al alza sigue. La venta de antidepresivos creció un 14,73% entre el 2012 y el 2016. Asimismo, la administración de sustancias comúnmente conocidas como tranquilizantes, aumentaron un 9,37%.

Es decir, ya hay más personas que consumen antidepresivos y tranquilizantes que población diagnosticada por ansiedad y depresión. Esto, según “los expertos” (esta palabra antes la respetaba y ahora me rechina), tiene una explicación.“Muchas personas no pueden pagarse un psicólogo y al sistema le sale más barato recetar pastillas que tratar la dolencia.”

¿Realmente sale más barato?

Pero que salga más barato sobre el papel, no significa que salga a cuenta. En 2017 nuestro país se gastó 100 millones de euros en tranquilizantes. Pero la factura real de los problemas de ansiedad, depresión y somatizaciones suma casi 23.000 millones de euros.

No voy a escribir sobre temas económicos lo que ha significado este año 2020 para millones de familias españolas… Cualquiera puede ver las malditas filas llamadas “colas del hambre”

¿Qué deseo yo?

Qué los que puedan vivirlas como otras navidades benditos sean. Deseo con todo mi corazón, que no tengáis que vivir el dolor que provoca la pérdida de un ser querido. También deseo, para los que ya no podrán vivir ninguna otra fiesta junto a sus familiares y amigos, #Respeto y #Memoria. Por último, para los que decidimos no celebrar estas Navidades de la misma forma que otras anteriores, derecho a discrepar.

Para el año 2021, deseo que el verbo prevenir se utilice más que curar. Qué la prudencia gane a la irresponsabilidad o al miedo. Qué nuestras libertades se recuperen y que la seguridad vuelva. Qué, por favor, no tengamos que ser testigos de tanto enfrentamiento estúpido, ni violencia gratuita. Y que, cuando se ejerza liderazgo sea de verdad, dando ejemplo.

Deseo que la tercera ola no se convierta en tsunami… porque entonces sí, a la tercera será la vencida…. y muchos se quedarán atrás, demasiados.

Navidades 2020 por Carmen Parrado

(Visited 1.918 times, 1 visits today)

Comparte este contenido

Leave A Comment