Nuestro bienestar emocional y felicidad en esta época tempestuosa

Comparte este contenido

Tiempo de lectura: 3 minutos

Nuestro bienestar emocional y felicidad en esta época tempestuosa, entre olas y olas, después de dos años, están en peligro. El ambiente tenso y agitado, en tantos ámbitos y demasiados niveles, están provocando “miedo disfuncional”. La mayor parte son miedos mentales y todas las consecuencias que eso conlleva. Las noticias principalmente negativas y con un estilo catastrofista, la desinformación o la táctica del banco de niebla, para distraernos de lo importante, hacen estragos.

¿Qué podemos hacer ante acontecimientos que están fuera de nuestro control?

Manejar nuestro propio miedo, como emoción, y diferenciarlo de los miedos mentales es crucial. Por eso, se necesita volver a los inicios y aprender realmente que; una emoción, no es un sentimiento y tampoco un estado anímico. También, es muy importante, asistir nuestros miedos mentales desde la aceptación, sabiendo que podemos actuar ante ellos. Cuando digo, que la teoría sirve de poco sino pasamos esos conocimientos a la acción, no es algo superficial o intrascendente.

Es triste y fácil reconocer cuando esto no se lleva a cabo, pues la irritabilidad, la inestabilidad, los cambios de humor y la apatía o dejadez son las que aparecen. La incapacidad de gestionar las frustraciones cotidianas provocan enojos y conflictos que salen a la luz en los lugares más insospechados…

¿Qué siembras tú?

¿Qué haces sembrando vientos dentro de una tormenta?

Nuestro bienestar emocional y felicidad en esta época tempestuosa, entre olas y olas, después de dos años, están en peligro. Depende de ti, que sigas alimentando estas conductas. Afecta no solo a tu vida, también a tu entorno. Si crees que no tienes capacidad para parar estos comportamientos, pide ayuda. Posiblemente no lo consigas de un día para otro, pero estoy segura, porque lo he vivido y he sido testigo de muchísimos cambios en mi carrera profesional, que es posible cambiar esos malos hábitos.

Afrontar eso que no te gusta de ti, se llama autoconocimiento. Nuestro e-book: “Me llamo Hugin”, es una fábula donde puedes encontrarte, porque: “Necesitamos comprender que las luces y las sombras son tan reales como comunes”. Por eso, cuando afrontas tus sombras, empiezas a reconocer que tus luces, siguen estando ahí.

Trabaja las dos, al mismo tiempo, no se trata de hundirse en el barro, ni fustigarse… Friedrich Nietzsche decía: Sin duda soy yo un bosque y una noche de árboles oscuros: sin embargo, quien no tenga miedo de mi oscuridad encontrará también taludes de rosas debajo de mis cipreses.

¿Y por qué no empiezas por tus luces?

No está escrito, ni existe una ley donde nos hable del orden que tienes que seguir para mejorar o crear bienestar emocional. Tus buenos hábitos están ahí, tus luces y tus fortalezas también. Puedes probar y pasar por La Fundación Mundial de la Felicidad, curiosea y entra en la Academia o el Observatorio, verás que estamos en más de 80 países. Nos tomamos muy en serio esto de la Felicidad.

Como el Dalái Lama nos dice: “Los científicos han demostrado que el miedo y la ira constantes minan nuestro sistema inmunitario. También han encontrado pruebas de que la naturaleza humana básica es la compasión. Cuando supe esto sentí verdadera esperanza y confianza. Si nuestra naturaleza humana básica fuera la ira, no habría esperanza. Por desgracia, la educación actual tiende a centrarse en objetivos externos. Pero si su propósito es crear seres humanos más felices y sanos, también debería centrarse en la calidez del corazón. Esto es de sentido común”

Yo te invito a que des el paso, este año, y dentro de muy poco en España: La Semana Mundial de la Felicidad

¿Quieres más información? Pincha en el enlace, que estoy a tu disposición: Carmen Parrado

(Visited 33 times, 1 visits today)

Comparte este contenido

Leave A Comment